Esta mujer estuvo 3 semanas cubierta de escamas de pescado. Cuando los médicos se lo quitaron, no lo podían creer

7 meses
7806 Visitas

Maria Ines Candido da Silva, de 36 años, se encontraba trabajando como camarera en un restaurante en Brasil cuando se produjo una gran explosión en su lugar de trabajo. Un depósito de gas estalló y la lanzó al suelo. Los bomberos y los paramédicos llegaron poco después y la llevaron enseguida al hospital.

 

 
Se sentía mareada y aturdida, pero lo peor es que tenía los brazos, el cuello y la cara terriblemente quemados. El dolor se hizo cada vez más intenso, y después de conocer la extensión del área dañada, Maria tuvo mucho miedo de quedar desfigurada de por vida. 
 
Pero en el hospital tuvieron una idea muy singular.
Un equipo de médicos le propuso un nuevo tratamiento que todavía no había sido probado con humanos: aplicar escamas de pescado sobre las áreas quemadas para reconstruir la piel. Concretamente, querían usar el pez tilapia, que habita en los ríos de Brasil y es conocido como una de las especies más resistentes a las enfermedades. Se creía que las escamas tenían propiedades terapéuticas.

 
Para usar el tilapia con fines médicos, hay que limpiar el pescado y cortarlo en cuatro rebanadas de 20 centímetros cada una. Después, y esta es la parte más disparatada, tiene que permanecer congelado durante DOS AÑOS antes de colocarlo sobre la piel humana con un vendaje y dejarlo ahí 10 días en total.
 
Desde el caso de Maria, 50 personas más han aceptado someterse a la terapia con escamas de este pescado. Debido a que las pruebas de laboratorio han arrojado resultados muy positivos, ya se ha declarado oficialmente su eficacia.

 
Maria sufrió quemaduras tan graves que muchas partes de su cuerpo quedaron cubiertas con estos vendajes, algunas de ellas el doble del tiempo que estipula el tratamiento. Como su caso era de los peores, resultó ser un “conejillo de Indias” perfecto para probar esta nueva terapia.
 
Después de tres semanas, el equipo médico decidió que era hora de retirar los vendajes. Usaron vaselina para ablandar las capas de pescado. Y por fin, pudieron ver los resultados; no hubo nadie que se haya quedado indiferente.
 

20 días de tratamiento con escamas de pescado fueron suficientes para regenerar la piel de Maria y dejarla suave e hidratada. La chica estaba llena de gratitud y por fin pudo sentir un gran alivio. No solo había sobrevivido al accidente, sino que además se había recuperado muy bien. Aquellos que han padecido quemaduras graves saben que este caso es prácticamente un milagro.
Maria se ha convertido en la portavoz de esta terapia y muestra los resultados siempre que puede: “Estoy muy contenta con el tratamiento y se lo recomendaría a todos los que han pasado por el mismo sufrimiento”.
Se trata de una extraordinaria combinación de un método natural con medicina más convencional. Además, el tratamiento de piel de pescado es mucho más barato que las terapias comunes para quemaduras. En este vídeo (en inglés) se explica por qué las escamas de pescado, del tilapia en particular, son tan eficaces:  
Actualmente, Maria vive su día a día sin tener que ocultar las cicatrices de las quemaduras. Si bien sufrió una experiencia terrible, no tuvo que padecer las consecuencias que tanto temía por el resto de su vida. Y todo, gracias a este maravilloso tratamiento.


Piénsalo un poco, quizás todo esto empezó hace décadas con algunos científicos alternativos que investigaron la composición química de la piel de los peces; y por otro lado, un médico interesado en tratamientos naturales… ¡Ojalá que sigan explorando nuevas posibilidades y que esta técnica siga cosechando resultados extraordinarios!

Comentarios

loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR